Donde vivimos la txuleta es una cultura. Tanto que en Cooperativa hemos decidido embaucarnos en este nuevo proyecto que trata en seguirles el rastro. Buscar la mejor donde haga falta si al final la recompensa será verla en un plato con su buena grasa entreverada que se deshace en la boca.
 
Para ello trabajamos con un ojeador que selecciona la mejor vaca de entre ganaderías de todo el territorio nacional e internacional. Así garantizamos vacas con una alimentación sana, que dan carne con sabor fuerte, muy tierna y con una máxima grasa infiltrada.
 
Una vez que nuestro ojeador ha escogido la vaca perfecta y nuestro carnicero Miguel Arbilla da el visto bueno, se sacrifica y en menos de 24 horas tenemos las rastras de txuletas en Cooperativa, que acabarán madurando en nuestras cámaras y bajo su supervisión de 30 a 60 días.
 
No es fácil encontrarlas, tenéis que estar muy atentos para poder conseguir una de estas joyas. 
 
Si estás interesado llámanos al teléfono 948 13 62 04.